Revoltijo de recuerdos

Entre los libros de Google hemos encontrado esta joya que os colocamos en la página: unos capítulos de “revoltijo de recuerdos”, un libro de memorias de Marcelo Blázquez,  que fue párroco en los años 60 de la iglesia de Santa María.

Los años 60 españoles fueron, desgraciadamente, bastante cutres. Los jóvenes no tenían más posibilidad de reunirse que los clubs parroquiales, animados por esos párrocos como D, Marcelo, al que hasta tildaron de comunista cuando, como se ve en estas memorias, nada era tan ajeno a su pensamiento. Estas memorias tienen la facultad de despertar los recuerdos y animar los cotilleos de lo que fue a vida en Jaraíz en esos años. Las peleas entre los dos Marcelos, joven y viejo, que eran párrocos de las dos parroquias, la de los ricos y la de los pobres.

La página de facebook “fotos antiguas de Jaraíz” es una mina de información sobre esos días. He escogido algunas fotos de las actividades del club juvenil y las podéis ver en este enlace

https://www.flickr.com/photos/la_verraquina/sets/72157641227441005/

 

Quienes somos

Vivimos en la comarca de la Vera, en la ladera de la sierra de Tormantos. Nuestros pueblos están llenos de tradiciones, fiestas, bella arquitectura popular, restos de la historia de los vetones, romanos, árabes… y un envidiable paisaje. Un mal concepto de progreso ha acabado con muchas de esas tradiciones, con casas y edificios que deberían haber sido protegidos para que todos fuéramos conscientes de nuestra historia o, simplemente, porque hasta las construcciones antiguas más sencillas retan en belleza a nuestras casas de pisos.

Nos decía Azaña “Lo peor de todo es el desamor a las cosas y la falta de continuidad. Una institución se degrada si entre sus fines primordiales no se cuenta el de inculcar la religión de las cosas nobles y venerables que particularmente le atañen, o están bajo su acción, y el de crear otras nuevas.”

Eso pretendemos: inculcar aprecio por nuestra historia y nuestro paisaje, y cuidarlo para que lo disfruten también las siguientes generaciones. Queremos exigir a nuestras instituciones que se tomen en serio el cuidado del patrimonio, y animar a nuestros vecinos a que recuperen la memoria de las historias y tradiciones perdidas y que peleen por conocer y defender las que quedan.