Vettones y Lusitanos

El libro de Caro Baroja sobre los pueblos de España dedica, en su primer tomo unos capítulos a decir todo lo que practicamente se sabe de Vettones y lusitanos. Nos ha parecido que era interesante incluirlo en la página, y allí lo tenéis, en el siguiente enlace , en el apartado de historia de la página

http://www.verraquina.es/pdf/pueblos_espana_vettones.pdf

Caro Baroja es practicamente la vaca de la que todos los que se dedican a la arqueología y etnografía en España acaban bebiendo, así que siempre es mejor leer las fuentes que los que las copian. Sobre Viriato creo que lo cuenta todo.  Y me gusta lo sólido de su opinión sobre los verracos: “Y descartada mediante las excavaciones la hipótesis de que sean monumentos funerarios, queda como única la que les da un sentido religioso, protector,”, aunque acepta, en parte, la hipótesis de Vicente Paredes. Quiero decir que la mayoría de la gente que habla de los verracos no es tan clara. Espero que lo disfrutéis

 

20141214_134614-EFFECTS

Vengo de dar un paseo hasta Collado, y de disfrutar de los colores del otoño y de los preciosos paseos por los alrededores de Collado. Pero es que, además, Collado está bien bonito y cuidado, con las fuentes y el lavadero restauradas. No es el único pueblo pueblo de la Vera que cuida su casco histórico, su pequeño patrimonio. Pasarón, Cuacos, el Guijo, cada vez están más bonitos. Por eso me duele el retraso que tenemos en Jaraíz, y cómo el ayuntamiento lleva 3 años gastándose todo el presupuesto en una especie de obra faraónica en el lago de la que, por ahora estamos sufriendo cómo se ha destrozado el paraje de los molinos. ¿Para cuando quiere dejar el alcalde la tarea de restaurar el pueblo? Hay muchas cosas que no cuestan ni la mitad del dinero que está costando el Lago y que hubieran dado verdadera calidad de vida al pueblo, como poner un bonito y fiable empedrado que sustituya a los rollos que son una cruz para llevar los carritos, que se soterren los cables de la luz, que se deje correr el agua por las calles sin que se hagan charcos… que se restauren fachadas y se vea, por fin, que este pueblo tiene un precioso casco histórico.

20141214_140239

Viaje a Extremadura de Antonio Ponz

Estamos intentando poner en nuestra página todas las noticias que, desde Plinio hasta nuestros días hay de la parte Extremadura que nos ocupa, para ello hemos abierto en senda un apartado para los viajeros por Extremadura, entre los que hemos incluido a Antonio Ponz, que realiza un viaje a España en el siglo XVIII y que es una joya de información sobre nuestra tierra. Los tomos VII y VIII están dedicados a Extremadura, y los podéis encontrar y descargar de los libros de google, aunque nosotros os dejamos con las cartas que hablan de La Vera y sus contornos. Entra en Extremadura por la sierra de Ibores hasta llegar a Guadalupe, donde describe el monasterio, pasa por Talavera la vieja, la antigua Augustóbriga, que aún no estaba bajo las aguas, describe Plasencia y nos cuenta la historia de un dédalo placentino, que quiso volar desde lo alto de la catedral. Pasa noche en la Magdalena, describe Yuste y nos deja una carta de un amigo sobre la Vera en la que se ve lo bonita que era ya entonces y el espanto de ver como se pierden los árboles y cuales son los males de nuestra tierra.

Me gusta Ponz porque es un ilustrado con sentido común y buen gusto que lamenta lo despoblada que está Extremadura (culpa a la Mesta de eso), porque ve las posibilidades  de esta tierra el resto de España Ignora…y porque, después de contar las bellezas de Alcántara, sale de allí huyendo de los mosquitos. Quiero decir que siempre hay algún comentario con el que te das cuenta de lo complicado que es viajar por España en esa época, con lo complicado que era, según lo que cuenta, encontrar una posada, simplemente porque las leyes no dejaban poner posadas libremente. Una noticia bastante asombrosa y que explica porque los viajeros extranjeros por España se desesperan constantemente.

Espero que lo disfrutéis en este enlace

http://www.verraquina.es/pdf/ponz_viaje_espana.pdf

 

 

Revoltijo de recuerdos

Entre los libros de Google hemos encontrado esta joya que os colocamos en la página: unos capítulos de “revoltijo de recuerdos”, un libro de memorias de Marcelo Blázquez,  que fue párroco en los años 60 de la iglesia de Santa María.

Los años 60 españoles fueron, desgraciadamente, bastante cutres. Los jóvenes no tenían más posibilidad de reunirse que los clubs parroquiales, animados por esos párrocos como D, Marcelo, al que hasta tildaron de comunista cuando, como se ve en estas memorias, nada era tan ajeno a su pensamiento. Estas memorias tienen la facultad de despertar los recuerdos y animar los cotilleos de lo que fue a vida en Jaraíz en esos años. Las peleas entre los dos Marcelos, joven y viejo, que eran párrocos de las dos parroquias, la de los ricos y la de los pobres.

La página de facebook “fotos antiguas de Jaraíz” es una mina de información sobre esos días. He escogido algunas fotos de las actividades del club juvenil y las podéis ver en este enlace

https://www.flickr.com/photos/la_verraquina/sets/72157641227441005/

 

Quienes somos

Vivimos en la comarca de la Vera, en la ladera de la sierra de Tormantos. Nuestros pueblos están llenos de tradiciones, fiestas, bella arquitectura popular, restos de la historia de los vetones, romanos, árabes… y un envidiable paisaje. Un mal concepto de progreso ha acabado con muchas de esas tradiciones, con casas y edificios que deberían haber sido protegidos para que todos fuéramos conscientes de nuestra historia o, simplemente, porque hasta las construcciones antiguas más sencillas retan en belleza a nuestras casas de pisos.

Nos decía Azaña “Lo peor de todo es el desamor a las cosas y la falta de continuidad. Una institución se degrada si entre sus fines primordiales no se cuenta el de inculcar la religión de las cosas nobles y venerables que particularmente le atañen, o están bajo su acción, y el de crear otras nuevas.”

Eso pretendemos: inculcar aprecio por nuestra historia y nuestro paisaje, y cuidarlo para que lo disfruten también las siguientes generaciones. Queremos exigir a nuestras instituciones que se tomen en serio el cuidado del patrimonio, y animar a nuestros vecinos a que recuperen la memoria de las historias y tradiciones perdidas y que peleen por conocer y defender las que quedan.